Bitácora

La programación es un juego de niños



Octubre 18 de 2019

 

 SAN ANTONIO DE PRADO WEB

 

 

 

Desde hace varios meses, en las tardes de los lunes y viernes, un hombre joven, alto, de lentes, que a sus espaldas lleva su laptop y que siempre sonríe, llega hasta el Satélite de @Medellín en San Antonio de Prado, para compartir con los jóvenes de este corregimiento el conocimiento que hasta ahora ha aprendido en la academia, o como él mismo dice “cachariándole a eso que a uno le gusta”.

Este joven con alma de docente se llama Christian Mesa Garay, tiene 22 años y es habitante del corregimiento de San Antonio de Prado, estudia Tecnología en Sistemas de Información en el ITM, con recursos de Presupuesto Participativo (Fondo Sapiencia), y apoya a través de su servicio social, el acuerdo de trabajo conjunto que tienen la Biblioteca José Horacio Betancur y @Medellín. Expresa que programar es fácil, pero que se enseña difícil, y que su objetivo es compartir lo poco o mucho que sabe, y si los “pelaos” le dicen que no entendieron, él busca alternativas para ayudarlos a entender, eso que muchos dicen no es tan difícil.

Su apoyo consiste en acompañar actividades como robótica (TecnoMakers) y programación para videojuegos (GEEK, laboratorios de programación); sin embargo, él siempre ha dejado muy claro que realmente estas actividades son una retribución a su comunidad, pues gracias a ella tiene el recurso para estudiar y ser profesional.

Christian es un apasionado por la programación, le encanta hablar de métodos, algoritmos y secuencias, y se interesa por acercar a los más jóvenes y pequeños a este mundo de posibilidades, el cual favorece el pensamiento lógico, mejora la atención y concentración, proyectando este oficio como la profesión de futuro (y del presente).